Pensé que ya lo había visto todo y que no podía tener el abdomen de mi sueño sin cirugías y esto lo hizo posible

Todos queremos tener un vientre plano y marcado, que nos haga lucir más atractivos.

Sin embargo, solo las personas con una voluntad de acero logran conseguirlo. En este articulo queremos mostrarte como conseguir un vientre plano y marcado en solo 2 semanas.

 


Pero estas sugerencias son solo para aquellos que verdaderamente quieren conseguirlo. Quienes no tengan una voluntad fuerte, no podrán seguirnos el paso.

Lo primero que debes saber que, para conseguir un abdomen plano y esbelto, necesitarás un cambio radical. Tendrás que cambiar tu dieta y estilo de vida, eliminando por completo la grasa de ella. Además, necesitarás realizar una serie de ejercicios que te ayudarán a conseguir un vientre plano en 2 semanas.

Entre los ejercicios que pudieras realizar, podemos mencionar el plank, así como otros ejercicios abdominales. Las secciones deben ser cortas de entre 20 y 30 minutos, pero muy intensas. Luego de cada ejercicio, tomarás un receso de 20 segundo y continuarás con el siguiente. Al finalizar la sección completa, descansarás 2 minutos y la repetirás 2 veces más.

Puesto que cada persona tiene su propia condición física, los ejercicios pueden varias de una persona a otra. Es por eso que te animamos a asesorarte con un entrenador cualificado. Él puede determinar cuáles son los ejercicios más convenientes para ti. Además, te ayudará a centrar todo tu trabajo en el abdomen, maximizando la quema de grasa en esta zona.

Una dieta baja en grasa

Loading...

Nuestra alimentación puede jugar en nuestro favor o en contra a la hora de tener un vientre plano. Escoger los alimentos adecuados nos ayudará a evitar las flatulencias y a quemar grasa fácilmente. Esto debe ser el complemento perfecto para nuestra rutina de ejercicios. Si así lo hacemos, tendremos resultados sorprendentes en solo 2 semanas.

Alimentos que debemos consumir:

Debemos consumir todo tipo de proteína animal como carnes magras, pescado y pollo, todo a la plancha. De igual forma, podemos mencionar los huevos orgánicos, que también caben en este grupo. Asimismo, tenemos las proteínas vegetales para aquellos a los que no les gusta la carne. Esta la podemos hallar en cereales integrales, verduras, zanahorias, rábanos, col, puerros, té de hierbas, chocolate negro y así por el estilo.

Alimentos que debemos evitar:

Todo tipo de alimentos fritos y productos lácteos como la leche, yogurt, queso, etc. Tampoco podemos consumir pan blanco, gaseosas o jugos con gas, frutas harinosas, pasteles, legumbres secas, goma de mascar, arroz blanco, dulces, azúcar blanca y sémola.

Trata de que tus comidas sean a una hora exacta todos los días para que tu cuerpo se acostumbre. Además, come en un lugar tranquilo y mastica cada bocado entre 10 y 15 veces para que sea más fácil de digerir. Trata de evitar el aceite vegetal, puestos esto se convierten en grasas trans al calentarse. A excepción del aceite de coco, todos estos inflaman el intestino y promueven la acumulación de grasa.

Otros consejos adicionales

Es de gran importancia que sepas que un vientre abultado, muchas veces no se debe a la grasa. En la mayoría de veces, se debe a que nuestro intestino está inflamado. Por eso, es indispensable que identifiquemos nuestro verdadero problema, para poder abordarlo correctamente. Así, no solo bajaremos de peso, sino también de talla.

Relájate: aunque parezca difícil de creer, el estrés inflama nuestro vientre. En este estado, nuestro cuerpo produce grandes cantidades de cortisol. Además, el estrés, así como otros problemas emocionales ralentizan la digestión. Por eso, es de gran importancia que saques unos minutos al día para relajarte.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *